Jueves, Enero 1, 2015

Imágenes que reciben culto en este templo

IMÁGENES.

PATRONA.
Obra escultórica de Ortega Bru. Donada por el Excmo. Ayuntamiento, se bendijo el 8 de Diciembre de 1.954. Ésta imagen sustituyó a otra de serie, que a su vez se había colocado en lugar de la primitiva que hoy se encuentra en la Sacristía.
El patronazgo de La Inmaculada data desde antes de la fundación de la Ciudad, en Acta de la sesión del Ayuntamiento de 30 de Julio de 1.870 - diez días después de su fundación –se recoge: “Se procedió a designación del nombre con que haya de ser conocida ésta población, y por unanimidad fue aprobado llamarse en lo sucesivo “Línea de La Concepción”, por ser este el de la Patrona del Pueblo desde tiempo inmemorial……
Sin embargo, es en Abril de 1.925 cuando por el Obispado de Cádiz se remite Rescripto de la Santa Sede, por el que se nombra Patrona de esta Ciudad a la Inmaculada Concepción.

ANGUSTIAS.
También obra de Ortega Bru. Componen un grupo escultórico en el que destacan los patéticos rasgos y colores del Cristo, propios de la muerte, frente a la serenidad, belleza y juventud de la madre.

AMARGURA Y CRiSTO DE LA MISERICORDIA.
Imágenes de candelero. La de la Virgen es obra de Pineda Calderón, de Alcalá de Guadaira y la del Cristo se realizó en los Talleres Salesianos de Sevilla.

SOLEDAD Y GRAN PODER.

OTRAS.
SAGRADO CORAZÓN; VIRGEN DEL CARMEN, VIRGEN DEL ROSARIO, SAN JOSÉ Y SAN FRANCISCO.
RETABLO DEL PERPETUO SOCORRO
SIMPECADO DE NUESTRA SEÑORA DEL ROCIO, confeccionado recientemente. Es el Estandarte de la Hermandad del Rocío. Es de Plata y realizado en Sevilla por el orfebre Marmolejo.

PINTURAS.

CRUZ HERRERA: Inmaculada, Crucificado, son copias del Museo del Prado. José Cruz Herrera es un pintor linense, cuyo grueso de obras se encuentran expuestas en el Museo existente en la Casa de la Cultura. De éste mismo autor existen en la Sacristía otras obras; el Monaguillo, la Misión y un estandarte del Nazareno.

MOREIRA. San Judas y San Pedro.

OTROS: Adoración de los Magos, Bautismo de Jesús y Martirio de San Andrés, Santo Tomás de Villanueva y San Félix de Cantalicio, pinturas del siglo XVIII.

SACRISTÍA.

IMÁGENES; INMACULADA; primitiva, procedente de la Capilla de la Guarnición existente en la fundación de la Ciudad.
PIEDAD – Siglo XVIII, y San José: Tallas pequeñas policromadas, de gran belleza, últimamente restauradas.

PINTURAS; Huida a Egipto ( siglo XVIII )
CRUZ HERRERA: El Monaguillo y la Misión, Estandarte del Gran Poder.

Canción a la Patrona

CANTEMOS LINENSES, CON GRAN DEVOCIÓN
A NUESTRA SEÑORA EN SU CONCEPCIÓN
AVE, AVE, AVE, AVE…..

1.- Eres azucena de blanco color
más pura y hermosa que un rayo de sol.

2.- Tu eres el tallo, Jesús es la flor,
Tu eres la aurora, Jesús es el sol.

3.- Tuya es nuestra vida, tuyo es nuestro amor
es tuya La Línea de La Concepción

4.- Tu eres Patrona, por siempre serás
este pueblo tuyo, no te olvidará.

5.- Excelsa Patrona, da tu bendición
al pueblo a quien nombre dio tu Concepción.

Himno a la Patrona

INMACULADA VIRGEN MARÍA
DE LOS LUCEROS CLARO FULGOR
CASTA DONCELLA, QUE SIN PECADO
VINISTE AL MUNDO, COMO UNA FLOR.

1.- Paloma blanca como la luna
fragante lirio de Mayo azul
azul y blanco tiendes tu manto
sobre este noble pueblo andaluz.

2.- Todos tus hijos emocionados
puestos de hinojos ante tu altar
traen en tus voces esta plegaria
que humildemente quieren cantar..

3.- Patrona excelsa de los linenses
que te veneran de corazón
desde tu trono del paraíso
no olvides nunca éste rincón.

Sabado, Agoso 30, 2008

Descripción del templo

PLANTA.

La Iglesia es de planta rectangular, simulando la cruz latina, de tres naves, de las cuales la central es de mayor altura, separadas por gruesas pilastras, unidas entre sí por arcos. La cubierta es de madera y tejas, a dos aguas. Falso techo realizado en yeso, adornado con casetones.
La luz penetra por diez ósculos decorados con vidrieras.

FACHADA.

Se encuentra dividida en tres partes, separadas por pilastras, siguiendo la composición del interior. La parte central es más alta y está compuesta por dos pisos más el campanario. En el primer piso está situada la puerta de acceso. En el segundo hay una imagen de la Patrona, realizada en azulejos Sevillanos. El campanario, espadaña, tiene tres campanas pequeñas y una mayor situada algo más arriba. Hasta hace poco tiempo se remataba en una veleta, que fue cambiada por una cruz de hierro.
Entre el segundo piso y el campanario hay un frontón triangular en el que está situado el reloj.
Las calles laterales son de menor altura y están unidas a la principal mediante una especie de ménsula.

ALTAR MAYOR.

De estilo barroco castellano, dorado, se encuentra en ésta Iglesia desde el 1.916, fecha en la que, siendo Párroco D. Juan Rodríguez Cantizano, fue donado por la Duquesa de Parcent. En 1.940, siendo Párroco D. Joaquín Andrades Arcos, se le añadieron los laterales y se eliminó su parte superior. En la parte inferior tiene dos puertas laterales que llevan a la Sacristía.
En el interior del camarín se encuentra la imagen de La Inmaculada, Patrona de la Ciudad, obra del escultor Ortega Bru; Éste camarín está rodeado de tres óleos que representan, Bautizo de Jesús, Martirio de San Andrés y Adoración de Los Reyes Magos. Sobre las puerta laterales hay dos peanas con imágenes de San José y San Francisco.

RETABLO DEL SAGRADO CORAZÓN.

Es un retablo menor, estilo barroco, situado a la derecha del Altar Mayor, de 6 X 3 m. aproximadamente, en madera policromada, con predominio del dorado y decoración menuda y plana, y en el que se encuentra una imagen del Sagrado Corazón de Jesús. Tiene un altar y en el mismo se encuentra el Sagrario.

Cronología de la construcción de nuestra Parroquia

ANTECEDENTES.

Al nacimiento de la Ciudad (1.870), solo existía una ermita de Ntra. Señora junto al cementerio, en una de las esquinas de la plaza, hoy llamada de La Constitución.
En Agosto de 1.870, se acuerda por el Ayuntamiento unirse a la iniciativa popular de construir una nueva Iglesia.
En Marzo de 1.880 se demolió ésta Ermita, dado su estado ruinoso.

PRIMERA PIEDRA.

El 2 de Mayo de 1.873, por el Sr. Obispo Fr. Félix María de Arriete y Llano, se procedió a colocar la primera piedra, en terrenos cedidos gratuitamente por D. Juan Garesse y bajo la dirección, también gratuita del maestro de Obras D. Juan Gil.
Posteriormente el Ayuntamiento cedió más terrenos, en los baldíos existentes al norte de los Pabellones Militares.

CREACIÓN DE LA PARROQUIA.

En 1.873, El Sr. Obispo Fr. Félix María de Arriete, le erigió en Parroquia independiente de la de San Roque.
En 1.875, siendo Obispo D. Jaime Catalá y Albosa, se gestiona que sea reconocido, por el Gobierno, el Curato creado en 1.873.
En 1.879 se concluyeron las obras, inaugurándose el nuevo templo el 8 de Diciembre, festividad de La Patrona.
Las Obras fueron dirigidas por el Sr. Cura Ecónomo D. Santiago Fernández Cano, aportándose para su construcción más de nueve mil duros.
Fue reconocida ésta Parroquia por el poder civil por R.D. de 22 de mayo de 1.880.

OBRAS POSTERIORES.

El 29 de Enero de 1.890 se acuerda por el Ayuntamiento comprar el reloj y efectuar las obras necesarias para su colocación.
En 1.898, se construye por el entonces Párroco D. José Fernández Ramírez, el archivo, sacristía y habitación del Párroco.
En Marzo de 1.901, por los Señores Larios se adquiere y coloca una nueva campana para el reloj.

REFORMAS.

En 1.916 se dona por la Duquesa de Parcent el retablo barroco del Altar Mayor.
En 1.954 el ayuntamiento dona una imagen de La Inmaculada que, bendecida el 8 de Diciembre, preside desde entonces el Altar Mayor.
Recientemente se cambió el antiguo sistema de cuerdas para accionar por un sistema electrónico.
En 1.989 se realizaron obras para consolidar la bóveda del coro y de la espadaña.
En 1.994, se dedicó la Iglesia, haciéndose el altar de mármol en el Presbiterio, con mármoles procedentes del primitivo altar mayor.
El 10 de Noviembre de 2.005, siendo Párroco D. Juan Antonio Valenzuela García, se decreta la designación de la Parroquia de la Inmaculada, como Santuario mariano diocesano (canon 1.230).

Martes, Agoso 5, 2008

Cuadro de la Inmaculada Concepción


cuadro3.jpg

El cuadro La Inmaculada Concepción que se encuentra en nuestra Parroquia fue realizado por el laureado pintor linense José Cruz Herrera (La Línea de la Concepción, 1890-1972, Casablanca).


cuadro.jpg

Es un cuadro de grandes dimensiones (óleo / lienzo, 236 x 88 cm), de la que Serrano Anguita dijera que “más que un cuadro, parece una plegaria. No es naturalmente, copia, ni imitación, ni trasunto de las Vírgenes de Murillo, y es sin embargo, una Virgen andaluza”. Sin duda el comentarista ha dado en la clave, porque es en el contexto de tema regionalista donde hay que incluirla, porque a todas luces esta virgen resuma el sabor que le imprime a toda su temática de la mujer andaluza. Hay más hedonismo que misticismo en ella. En él repite una vez más su concepción de la mujer morena de grandes ojos, de exuberante anatomía, manos robustas, pero envuelta para la ocasión en el trasunto del tema inmaculadista, en parte tal como la codificaran Ribera y Murillo, con su mirada dirigida hacia el cielo, rodeada de un coro angélico en el que como anécdota ha introducido un elemento novedoso, en el lado de la derecha aparece la cabecita de un mofletudo y sonriente angelito negro, en un claro homenaje al bolero que grabara en 1947 y popularizara en España Antonio Machín (1903-1977).

El cálido colorismo habitual de su obra, aquí se sujeta a una bicromía básica de blancos y azules, aunque se muestra generoso en gamas de matices y sugestiones. Es un cuadro esteticista en el que se recrea más en la sensualidad que en el misticismo. Lo religioso es el tema, pero no el sentimiento de la obra, de ahí que la clave para su interpretación sea el ángel sentado a sus pies que le ofrece un ramo de flores, lo que da pie a analizarla como un homenaje a la propia ciudad, de la que es su patrona.

En el museo Cruz Herrera existen tres piezas que podrían mirarse como estudios o proyectos (dos cabezas y uno de ángeles a los pies de la virgen) de la obra definitiva.

El dominio que ejerce la figura monumental de la Virgen sobre el lienzo, y el acondicionamiento de los ángeles, dan la sensación de comprensión del conjunto, como de una forzada adaptación al marco. Este impresionante lienzo estuvo expuesto en la academicista IV Exposición de “Amigos de Velázquez” de 1962 en la que fue muy alabado, donándolo a nuestra Parroquia al año siguiente.


cuadro2.jpg

Fuente: Andrés Bolufer Vicioso
Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG)

La imagen de la Inmaculada Concepción


inmaculada.jpg

La imagen de la Inmaculada Concepción, que corona el retablo mayor de nuestra Parroquia, fue realizada en el siglo pasado D. por Luís Ortega Bru (Estación de San Roque, San Roque, 1916-1982, Sevilla) y donada a la misma por la duquesa de Porcent. La iconografía de la que parte el autor se corresponde en buena medida con el modelo consagrado por las dos citas neotestamentarias; la de la salutación del Arcángel durante la anunciación, “Y presentándose a ella, le dijo: Salve, llena de gracia, el Señor es contigo”, y la consabida del Apocalipsis: “Apareció en el cielo una Señal grande, una mujer envuelta en el sol, con la luna debajo de sus pies y sobre su cabeza una corona de doce estrellas”.

De ella destaca en un primer vistazo su potente concepción de la cabeza y del instante en el que gira el rostro lanzado en vuelo místico hacia el superior horizonte espiritual. La abundante y negra cabellera cae en cascada abierta de dos aguas desde la sien, como marco de su rostro, para precipitarse sobre los hombros tras recorrer su estilizado cuello en amplios mechones en “S”, tal como venía haciendo ya por otra parte en sus Cristos como en el de las Almas (1954) para la iglesia matriz linense.

En la concepción del cuerpo y la caída del ropaje, destaca un ágil estilizamiento de las formas siguiendo la abierta y dinámica línea manierista serpentina de su composición, muy adecuada para su función procesional, en la que se combinan eficazmente todas sus posibilidades visuales. Aunque no es una obra de la etapa madrileña del escultor (1955-1978), ya empieza a notarse la decisiva influencia que ejercería el Greco en el alargamiento de las figuras.

En su ejecución sin embargo se mantiene apegado al modelo consolidado primero por Ribera y luego en la escuela sevillana por Murillo; pero sustituye el canónico manto azul por otro de color verde. Esa misma tónica de autointerpretación continúa en el vuelo de pliegues en el recogido del manto en función de la amplia curva que marca bajo el brazo derecho, mientras la túnica tiene una caída casi rectilínea, sin estridencias. La única concesión de nuevo a los modelos pictóricos está en el vuelo de éste al dorso. Se trata de una composición vigorosa y abierta en la que las influencias estéticas del manierismo y el barroco clásico andaluz del diecisiete están tan presentes como su fuerte intención de crear inspirándose, no limitando.

Esta es la primera de tres imágenes que podríamos encuadrar en un ciclo inmaculadista del escultor, porque conceptualmente constituyen tres fases de la transmisión del mensaje de la Encarnación: asombro ante la salutación (Parroquia Mayor de la Línea), recogimiento ante el mensaje (Campamento) y “hágase tu voluntad” (San Pío X).

Fuente: Andrés Bolufer Vicioso
Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG)

El origen de nuestra parroquia

Entre las primeras edificaciones realizadas desde que comenzó la formación de esta ciudad, entonces aldea, se contaba la Ermita de Nuestra Señora. Era de propiedad militar, y su capilla era tan pequeña que apenas daba cabida a unas 80 personas. En agosto de 1870 el Ayuntamiento, a iniciativa de la mayor parte del vecindario y dado el mal estado de la capilla de Nuestra Señora, decide la construcción de una Iglesia. En diciembre de este año es designada una comisión para elegir el lugar de su edificación.

Comienzan las obras, que se van realizando a medida que lo permiten las colectas, por lo que sufren numerosas paralizaciones. En 1875 se reanudan las gestiones para la edificación de un templo parroquial, independiente del de San Roque. En 1879 el Sr. Obispo Don Jaime Catalá convocó una Junta de Personas Notables, que acordaron erigir un templo parroquial usando las obras realizadas, haciendo éste ofrecimiento de cuantos recursos fuesen necesarios.

El nuevo templo fue inaugurado el 8 de diciembre, festividad de la Inmaculada Concepción, bajo cuya advocación fue puesto. Se invirtieron es esta obra más de nueve mil duros, obtenidos de las limosnas de los feligreses y otras ayudas.

Aunque fue abierto al culto, aún quedaba mucho por hacer en su interior: faltaban las bóvedas, el coro, el órgano, el retablo del altar mayor,… Debido a los temporales de lluvia, se resienten sus tejados, hasta el punto de no poder celebrarse misa los días de lluvia. El párroco debe volver a buscar recursos, implorándolos al vecindario.

En 1899, el alcalde don Manuel Santoro de Rosa, expone al Ayuntamiento que “…que debido al notable crecimiento del vecindario, en su mayoría de clase obrera, se hace necesario un reloj público que marque a los obreros las horas para ir con puntualidad a sus trabajos, el cual estaría instalado en la torre de la Iglesia Parroquial”. En esta cuestión, al igual que en el logro de muchas mejoras realizadas en la parroquia hay que hacer destacar la labor del Padre Cantizano.

Fuente: Lineanet.